Mostrando entradas con la etiqueta Conciencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Conciencia. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de febrero de 2016

Recuerdos...de tí, mamá.

Aún guardo ropa de mi madre, casi sin estrenar. Ayer, cogí uno de sus jerseys y lo abracé contra mi pecho. Fue el puente que me unió, en esos momentos, a ella; a esos recuerdos de cuando lo llevaba puesto. Una sucesión de imágenes inolvidables, tiernas, agradables, satisfactorias para mí, al volver a recordarla, arreglada, en la calle, en el médico, cuando íbamos a comer fuera...

Era el eje de mi vida. Creía que me restaba libertad y, ahora sé, que la libertad fantaseada, no era real. En cambio, mi razón principal para vivir sí; y ésta, era ella.

 

jueves, 4 de febrero de 2016

El Silencio interno

Estoy empezando a entender, por fin, el silencio. Era un desconocido para mi y, cuando me lo presentaron, no le "veía". Algunos, hablaban bien de él pero yo, sólo lo comprendía como una forma de amordazar las palabras. Éstas, siempre adoradas, idolatradas, deseadas, necesitadas por mi, como el agua lo es a la sed. Nada como las palabras: recitadas, escritas, cantadas, en prosa, en verso...

La palabra, la diosa que incorpora la expresión de todo sentimiento o pensamiento, está siendo sustituida en mi ánimo, por el silencio, ese gran desconocido que, paso a paso, va dejando caer sus velos de incógnita, desconocimiento, incomprensión...para dejarse ver como un gran maestro; como la llave de entrada a lo mejor de mi misma: mi Ser interno, la Consciencia... da igual el término empleado. Se le llama de diversas maneras a ese Algo sublime que nos habita.

Es el silencio, el amigo que nos ayuda a conectar con nosotros mismos. A indagar, en nuestra Alma, esa cálida y confortable estancia, en la que podemos sentarnos, a ver las diferencias entre la película y la realidad. Sí; la realidad, clara, de lo bello y la realidad, oscura, de lo ignorado. Todo emerge, mostrándonos que TODO, es parte inherente al ser humano y, por lo tanto, bienvenido y aceptado.

La película, queda así relegada, que no despreciada, puesto que ha formado parte de nosotros por mucho tiempo, al baúl de los objetos inservibles ya, los cuales quedarán para siempre en el trastero del tiempo. Ya no nos interesa ese tiempo, no nos vale. Sólo el presente, con su luz, su paz y su confianza, nos sostiene.

Bienvenido el Silencio.  Ahora sí.



domingo, 21 de junio de 2015

EL LEGADO

No sé cómo empezar, esta carta póstuma, para decirte todo lo que se me quedó atrapado en el último momento. Te fuiste sin despedirte, no sé cúando ni en qué momento. Sólo sé que ya no estabas...Nada me lo avisó, porque te fuiste en silencio, poco a poco, alejándote despacio para no hacer ruído...

Me has dejado un legado: la consciencia del Amor; la sabiduría de que sólo el Amor vale la pena y todo lo demás no es patrimonio del ser humano, porque está vacío, sin Alma, y nos hace estar ciegos.

Hace mucho que no eras tú; que ya no me entendías, porque quizá la banalidad de mis palabras no eran importantes para tí. Nunca has sido mente, sino corazón, vitalidad, fuerza e impulso. Fuiste una gran mujer, una gran persona, con una misión difícil en esta vida. Toda una heroína, que ahora me abandona para correr a los brazos de Dios. El Único que de verdad te ha amado siempre y te aliviará ahora de tanto sufrimiento.

Perdóname, mamá, por no heber estado a tu altura. Por ser débil en innumerables ocasiones, (bien lo sabías tú, que decías que nada me resbalaba y hasta que no servía para la vida, porque ésta era muy dura). Perdóname, MAMÁ. Que palabra tan grande y tan hermosa, la cual ya no podré pronunciar ante tí, nunca más en esta vida.

No intento retenerte, porque sé que tu felicidad ahora, está con El, al que tanto amo y al que siempre te dije que regresarías para poder amar y ser amada, como tú mereces, volar libre como tú querías, y estar junto a los seres queridos que te precedieron en este víaje.

Sólo quiero que, desde donde estés, sepas cúanto te he querido toda mi vida, cúanto te he necesitado y te sigo necesitando y queriendo. Por siempre, hasta que nos volvamos a ver.

Tú fuiste el pilar más fuerte e importante de mi vida, siempre firme, al que me agarraba en medio de cada tempestad. Luego, el pilar para ti, pasé a ser yo. No fue fácil, sino duro y difícil. Un pilar, al fin y al cabo, hecho de barro que en cualquier momento, podía deshacerse bajo la lluvia. Pero....no ha sido así. He estado contigo, en lo bueno y en lo malo, no con la fuerza con que tú lo estuvistes conmigo, pues tu corazón era tan inmenso, que la razón no tenía cabida en él. Desafiaba cualquier tipo de inconveniente, obstáculo o enfermedad, para siempre ganar la partida.

Siento no haber llegado a tu talla, como tú lo merecías. Sólo puedo decirte, con todo el dolor de mi corazón, que llegué hasta donde me permitieron mis propios límites; llegué, muchas veces, a sobrepasarlos. Muchísimas veces. Lo sabrás ahora, que eres todo luz y conocimiento. Aquí, nunca pudiste darte cuenta del todo, de mi amor, mi empatía, mi lucha y mi pena. Nunca, porque tampoco los límites que imponen los años, te lo permitieron.

Sólo me queda la esperanza y tambien la confíanza, de que ahora podrás saber, al fin, toda mi verdad. Toda. Cúanto te quise, cúanto te respeté, cúanto luché y las veces que casi enfermé de impotencia, ante tu enfermedad y mi desesperacion.

Ahora, te has ido. Creo que lo tenías ya pensado, asumido, planificado. Te has ido antes del verano, para que yo pueda descansar como tú querías, y porque tú, ya no querías nada más de esta tierra.

Sólo, como dice mi querido Juanjo, querías ser "Al fin libre".

Tu hija, Isabel

domingo, 17 de mayo de 2015

Entre dos aguas

Hoy, estoy entre dos aguas. Sólo conozco lo que es navegar en una de ellas. En la otra, no lo sé aún, pero he de probarlo. Va a ser un salto al vacío pero, al fin y al cabo, un salto en aprendizaje y experiencia.

Ya no puedo permitirme dudar ni mirar hacia atrás. He aprendido, desde la última decisión fallida, que no es válido, ni bueno para nadie, permanecer estancada en las mismas circunstancias que, de pronto, me llevan a la desesperación, la impotencia, la ineficacia y el dolor. Ahora, es el momento de saber con certeza si, cambiando el esquema de mi vida, puedo ser más feliz, más eficiente conmigo misma y con los demás y, desde luego, más amorosa.

 La calidad de vida de quienes me importan puede verse aumentada con esta decisión. También el fruto de la misma, puede no ser tan bueno para mí o para la persona subsidiaria de este acto.
En este caso, siempre habrá marcha atrás. Tiene arreglo, pero ahora, tras dudas y más dudas, tras contínuas traiciones a mí misma y a mi salud, obviándola por completo, he de mirar hacia adelante, con fe y confianza; sobre todo, confianza. De todo esto, ha de salir algo positivo sin duda: tanto si los resultados fueran favorables, como si no lo fueran.

Quien nada arriesga, nada gana y aunque mi espíritu esté en la cuerda floja y a ciegas, sobre el posible resultado, no puedo permanecer sentada a verlas venir, cuando lo que ha acontecido a lo largo de los últimos doce años, no ha sido nada productivo en cuanto a felicidad se refiere y, sobre todo, para la persona a la que he dedicado todas mis energías, mi cariño y mis desvelos. Es la verdad y, con esto, me basta.

Isa J.